Asociación Mujeres Kartio

7 mujeres asesinadas por violencia de género en 2023 (Desde 2003, son 1.189 las mujeres asesinadas ) | ☎️ 016 ☎️

OTRA VEZ SÁBADO 8 DE SEPTIEMBRE DE 2.018

OTRA VEZ SÁBADO
Hoy ha amanecido nublado, algo triste el color de la mañana, en fin, como nos lo tenía anunciado la meteorología, y por lo mismo, este ánimo mío, sensible al color y al calor, más bien ligeramente alicaído. Muy temprano me han despertado los graznidos de las gaviotas que vienen tierra adentro a buscar en nuestros cubos de basura la pitanza que el mar les niega por nuestra culpa, porque la acción humana, la más dañina de las especies animales, allí donde ponemos el ojo de nuestra avaricia, terminamos haciendo un desierto incapaz de alimentar a nadie más. Para despejarme un poco, he cambiado de escenario y una humilde flor de calabaza me ha subido un poco la moral, y ya algo más en consonancia con mi talante de buen conformar, me he sentado delante de esta ventana virtual, habiendo hecho previamente una foto a mi flor para compartirla. Y aquí estoy, mirando a ver qué entuerto acometo, o mejor me callo y dejo correr el día en paz. Hoy Málaga festeja el día de su Patrona Nuestra Señora de la Victoria, que aunque es moderno y progre renegar de las creencias de nuestros antepasados, se da la circunstancia de que lo más moderno y más progre de la progresía, son quienes con más entusiasmo se apuntan a estas fiestas de celebrar actos cristianos, y se visten y decoran cumpliendo la tradición y siguen o preceden a una imagen sacada en procesión, sin olvidar si se puede, el bastón  honorífico correspondiente. Queramos o no, creamos o no, vivimos en una cultura cristiana, que por ser la nuestra, tendríamos que, no digo practicar, Dios me libre, lo de la práctica a mi entender, debe ser individual y totalmente privada, pero el respeto y la consideración, si no fuéramos tan viscerales, habrían de ser públicos, tal que hacemos, también por modernos, con creencias y costumbres foráneas, que hay que tener estómago, para aceptar algunas, sobre todo, en las que se refieren a la dignidad y los derechos de las mujeres. Y releído lo anterior, me hago cargo de que sin querer he terminado poniendo la lanza en ristre, así que, hasta aquí hemos llegao.
Muchas felicidades a mis Victorias, Victoritas, Victorichis, Vickys, Vitotis, Mavis, y por último a un Víctor y un Victorio, que guardo medio escondidos.